Espacio para pensar(nos) gremial y pedagogicamente desde Seguí y en nuestro quehacer cotidiano como Docentes y Estudiantes.

viernes, 14 de septiembre de 2012

Carta de Dracula a su Tía, por Abril

Hace mucho tiempo, Drácula estaba muy, pero muy solo, hasta que se le ocurrió visitar a su tía. Su tía estaba muy enferma, entonces Drácula tuvo que suspender su viaje y se quedó muy preocupado porque su tía tenía cáncer. Hasta que se le ocurrió una idea muy creativa, se le ocurrió hacer una carta llena de cosas locas. En la tapa de la carta le puso lentejuelas, brillos, corazones, estrellas. Le puso sellos de todo tipo, y por último le puso muchos colores.
Pero no tenía lo más importante: lo de adentro. El texto. No se le ocurría nada, era la primera que escribía, no tenía imaginación. Hasta que por fin se le ocurrió la primera palabra, después se le fueron ocurriendo muchísimas más palabras. Se le ocurrieron tantas palabras que no le entraba nada más. Y el quería seguir escribiendo. Mancho todo, toda la mesa con tinta porque seguía escribiendo arriba de la mesa.
Después la tuvo que llevar a la carta a su tía. La tía no entendía nada, pero la carta era linda y por eso se puso muy bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada